Hernán Cortés, el Dios

Hernán Cortés desembarca en México, y es reconocido como el Dios Quetzalcoatl

Se cumplió la antigua profecía azteca: El retorno de los dioses

Malinche con Hernán Cortes

Los españoles al llegar por la costa atravesando el gran mar, fueron considerados los dioses que prometieron regresar

Y México no podía pelear contra sus propios dioses

El Retorno de los Dioses

Hernán Cortés desembarca en México, y es reconocido como el Dios Quetzalcoatl. Y se cumplió la antigua profecía azteca: El Regreso de los dioses

Un ejército de Dioses

Vieron a los españoles como dioses extraterrestres

Un grupo de Seres de otro mundo avanza hacia el corazón del Imperio Azteca

Dioses extraterrestres llegados del más allá

Sus armaduras resplandecientes ante el sol y la luna, les daba una apariencia divina

La primera impresión cuando les contemplaban desde lejos, les dejaba perplejos. Unos seres con cuerpos brillantes, que reflejaban los rayos del sol. Esto les daba una apariencia de otro mundo, una apariencia sobrehumana.

Las poderosas armaduras que llevaban los soldados españoles les daba una apariencia aterradora ante los ojos de los aztecas.

Los Mexicas se sentían temerosos y amenazados al contemplarlos. Su casco les recordaba el que llevaba su Dios de la Guerra, Huitzilopochtli.

A veces desde el grupo de seres salían rayos y truenos, que casi instantaneamente, hacían caer heridos o muertos a los que se atrevían a ponerse en su camino.

 

Quetzalcoatl, el Dios que regresaría a México

La representación del Dios Quetzalcoatl con la Cruz, la Paloma y el Báculo.

Quetzalcoatl

Los españoles asombrados por los simbolos cristianos que véian en las representaciones de Dioses Aztecas

¿Cómo era posible que aquellos indígenas utilizaran símbolos de la civilización cristiana?.

Las imágenes del Dios Quetzalcoatl impresionó a los españoles, al ver la Cruz del escudo, la Paloma y el Báculo en la mano.

La leyenda recordaba que un hombre blanco a quien consideraron un dios y llamaron Quetzalcoatl, que llegó por el mar desde el Este, desembarcando en el Yucatán.

Este Dios les ayudó a vivir mejor. Les enseño a construir casas, cultivar la tierra, trabajar los metales.

Pero también les enseñó que había un solo dios. Un dios que predicaba el amor entre los hombres y a quien no le gustaba la guerra, ni los sacrificios humanos.

Un dios al que habían rechazado. Se marchó y prometió que retornaría a esta tierra de nuevo.

 

Huitzilopochtli: Dios de la guerra

Huitzilopochtli, dios de la guerra

Su casco recordaba al que llevaban los españoles. Por ello el Emperador Moctezuma pidió uno de sus cascos a Hernán Cortés.

 

Moctezuma pensó que eran demasiadas casualidades. Los llegados desde los mares del Este, tenían que ser los Dioses

Fue Sacerdote antes que Emperador y conocía bien los textos antiguos, la historia y las profecias.

Moctezuma no solo era el Emperador de los Aztecas, también fue sumo sacerdote. Por ello conocía bien las profecías sobre la historia y el retorno de los Dioses. Estó probaamente le paralizó al verse asombrado y perdido ante los recien llegados.

Creía que no podría obtener la victoria sobre unos dioses tan poderosos, tal como indicaba la profecía. El Dios retornaría a México y reinaría sobre los mexicas, tal como avisó antes de marcharse.

Un Dios de piel blanca y barbudo según la Leyenda

Hernán Cortés era blanco y con barba como muchos de los soldados españoles. Aunque no coincidía exactamente con la leyenda de Quetzalcoatl, el hecho de ser blanco y barbudo ya era muy importante. Los mexicas tenían menos barbas y la piel mas oscura.

Llegó a través de los mares desde el Este

Apareció en las costas, después de atravesar los mares, como indicaba la profecía. Venían en grandes barcos desde el Este, lugar por donde marchó Quetzalcoatl.

Desembarcó en el Yucatán

Y más concretamente no sólo apareció en las costas, sino que desembarco en Tabasco como se indicaba en los escritos.

El Dios Quetzalcoatl era resplandeciente ( El brillante plumaje del ave Quetzal)

Muchos de los españoles llevaban armaduras, cascos y espadas que brillaban con el sol. Incluso las velas de los barcos en determinadas horas podían verse resplandecientes en el mar.

Apareció en México en el Año de la Caña.

Este año solo se daba cada 52 años, este año era la del retorno de los dioses.

Desembarcó el Día Nueve Viento.

Tal como indicaba la profecía.

Un Dios vestido de negro

Hernán Cortés Iba vestido de negro, por ser viernes era tradición en España vestirse con jubón negro por ser el día de la muerte de Jesucristo. En las representaciones aztecas se le representaba vestido de negro.

Al Dios Quetzalcoath se le representaba con un bonete

Hernán Cortés llevaba un sombrero bajo.

El casco del Dios de la guerra Huitzilopochtli

Los cascos de los soldados españoles se parecían al gorro del Dios de la guerra Huichilobos.

El Dios Quetzalcoatl era pacífico y odiaba la violencia

Hernán Cortés trataba de evitar las luchas, mediante acuerdos diplomáticos si era posible

Quetzalcoatl no toleraba los sacrificios humanos

Hernán Cortés no permitía sacrificios humanos.

Quetzalcoatl no permitía comerse a seres humanos

No toleraba que se comiera carne humana, ni se bebiera su sangre

El Dios Quetzalcoatl era poderoso

Los españoles llevaban armas que sonaban como un trueno, resplandecían como un relámpago y mataban a distancia.

Barcos enormes

En su tradición el Dios llegó en barcos dragones con velas. Las naves de los españoles les parecían gigantescas.

Dragones

El caballo era un animal desconocido en América antes de la llegada de los españoles.

Lo que mas atemorizaba a los indios era la carga de los españoles a caballo. Y si descabalgaba un español y seguía luchando, lo consideraban como algo mágico, por haberse desdoblado en dos.

La Cruz

Era un símbolo decorativo de Aztecas y Mayas. Incluso los reyes Incas adornaban sus literas con ellas

La paloma y el pez

También era utilizado como elemento decorativo en sus templos, aunque de forma mas estilizada

El bautismo

Los sacerdotes aztecas echaban agua sobre los niños recien nacidos como una forma de bendición.

Pecado original

Los escritos aztecas también hablaban del pecado original, que fue predicado.

Penitencia

Los sacerdotes aztecas podían imponer una penitencia si lo consideraban oportuno.

Comunión

A veces los sacerdotes aztecas daban, sobre todo a los enfermos, figuras de los dioses hechas de pasta

Absolución

Los sacerdotes podían dar la absolución incluso por escrito y servía como defensa a otros poderes del estado

La Santisima Trinidad

Era un dogma de fe extendido entre los Aztecas y Mayas. También los Incas del Perú lo poseían. Sol Padre, Sol Hijo, Sol Hermano.

 

Otros temas


PORTADA
INICIO