El Pirata Paciente

La Historia para niños de un Piratas con paciencia

Esperó su gran oportunidad hasta que llegó

Caricatura del pirata paciente, con su típico sombrero

Aunque no era un pirata guapo, tenía perseverancia

El Pirata Paciente: Pierre Le Grand, Un marino pobre que aprovechó su oportunidad y consiguió capturar un Galeón Español lleno de riquezas y tesoros

Un Pirata muy paciente

Esta es la historia de un pirata, que supo esperar con paciencia su gran oportunidad.

Cuanto más joven eres , normalmente eres más impaciente.

Esta impaciencia, puede hacer que te equivoques, y causarte muchísimos problemas.

Aprende a ser Paciente, no sólo te evitarás muchos disgustos, también podrás aprovechar las muchas oportunidades cuando se presenten

El Pirata con mucha paciencia

Eligió un objetivo y no se desanimó

Con su paciencia pudo conseguir el tesoro, con el que todo pirata soñaba

 

Un pequeño barco pirata y un gran Galeón Español

velero Pirata

El mar y los barcos de los piratas

 

Buscó con paciencia el momento oportuno y lo encontró

El, como otros piratas salían al mar, buscando barcos donde conseguir buenos botine. Su sueño era encontrar un galeón español cargado de tesoros.

Despues de dias de navegación, se encontraron con un hermoso barco, el deseado Galeón Español, cargado de tesoros, oro, plata, etc.

Era un gran galeón, con sus potentes cañones, y con armas, los arcabuces, una de las escopetas más potentes de la época.

Los españoles vieron el pequeño barco, y el Capitán no le dio importancia. Era un barquito tan pequeño, que a veces parecía que se le iba a tragar el mar. Ordenó que no se le molestara a causa de ello.

Frente a él, un pequeño barco pirata, con una sola vela, y menos de 30 hombres.

Sin embargo el barco pirata, siguió al Galeón, día tras día, hasta que los españoles se acostumbraron a su presencia.

Una oscura noche, mientras los españoles dormían, remando desesperadamente, consiguieron acercase al galeón. Se subieron a él, y encontraron el lugar donde se guardaban las armas, apoderandose de ellas.

A continuación, entraron por sorpresa en la sala de oficiales, y rápidamente los hicieron prisioneros a todos.

Fue muy grande la sorpresa de los oficiales españoles, ante su entrada repentina e inesperada. Tal salvaje era, la apariencia de los piratas, que los tomaron por una aparición de demonios en medio del Mar.

De esta manera inesperada, se apoderaron del galeón español, y de sus fabulosos tesoros.

 

Otros temas


PORTADA
INICIO