Vikingos, los piratas del Norte de Europa

Piratas del Norte vikingos
Vikingos en Irlanda vikingos
Vikingos en el Sur Vikingos en Sevilla
Vikingos en el Norte vikingos en Galicia

Vikingos en el Norte y el Este de España

Sucesivas expediciones atacan Galicia con éxitos parciales

Desembarco Vikingo

Expediciones Vikingas atacan el Norte y Este de España

Después de llevar más de 50 años asolando Inglaterra, Irlanda y Francia se dirigen hacia el Mediterráneo.

Tienen que bordear la Península Ibérica y aprovechan para saquear la costas españolas y portuguesas.

Atacan el Norte de la Península (844)

El Rey Ramiro I les quema 70 barcos

Informado el rey de que los vikingos había atacado el sur de Francia, toma medidas contra ellos. Sin embargo Asturias no tiene grandes rías navegables, ni ciudades codiciadas donde obtener buenos rescates.

En este año son vistos desde Gijón, pero no se atreven a atacarla. Sin embargo no se libran de sus saqueos multitud de sus cercanas y pequeñas poblaciones de la costa.

Desembarcan en la Coruña, pero son atacados por las tropas del Rey Cristiano Ramiro I que les destruye 70 barcos.

Los vikingos tuvieron que embarcarse y se dirigieron hacia la desembocadura del Tajo, atacando Lisboa. Esta ciudad junto con Cádiz, y Sevilla sufrieron la venganza por la derrota en Galicia.

Expedición a Galicia (859)

El Conde Pedro destruye 40 barcos

Las rías gallegas era un lugar excelente por su multitud de playas e incluso islas. En esta ocasión penetraron por la Ría de Arousa unas 100 naves vikingas.

Siguieron por la ría y saquearon Iria Flavia que poseía riquezas por ser sede episcopal.

Sitiaron Santiago de Compostela y amenazaron con entrar en la ciudad sino se les daba un tributo.

A pesar de que se les dió un tributo intentaron entrar en la ciudad. A tiempo llegaron las tropas enviadas por el Rey Ordoño I que les hizo huir destruyendoles 40 barcos.

Los vikingos huyeron en dirección al sur de Galicia y saquearon la costa.

Naves Vikingas en Catoira

Afortunadamente el Obispo Hermenegildo pudo defender la ciudad amurallada de Lugo.

100 barcos contra Galicia (968)

Saquean las poblaciones

Después de pelear contra el Rey de Francia, el Duque de Normandía les recomienda atacar la rica tierra de Galicia. Y una expedición de 200 drakkars se dirigen a la Península Ibérica.

Mientras 100 barcos atacan Lisboa, sufriendo graves perdidas, otros 100 barcos nuevamente aparecieron por sorpresa por la Ría de Arousa y sitiaron Santiago de Compostela.

El Obispo Sisnando les hace frente pero es derrotado y muerto en la batalla de Fornelos.

Coincidió que el Conde Guillermo hijo del Rey Sancho estaba de peregrinación en la ciudad. A partir de ese momento dirigió la defensa de la ciudad.

Los vikingos se dedicaron a recorrer Galicia arrasando casi todo a su paso especialmente las tierras de Bretoña durante varios años.

División entre los reinos cristianos

Conocían la situación de luchas internas en la zona

Informados por sus agentes comerciales, estaban al corriente de las luchas internas entre la iglesia, los nobles y el rey. Las luchas buscaban elegir un rey que fuera controlado fácilmente y obedeciese los deseos de los nobles.

La conspiración entre los nobles y el Conde de Castilla Fernán Gonzalez provocó la muerte por envenenamiento del rey Sacho el Craso.

Le sucedió como rey Ramiro II, que todavía era un niño. Una figura testimonial sin fuerza para oponerse a los nobles.

La iglesia a través del Obispo Sisnando se había hecho con el control de la rica Santiago de Compostela, núcleo de peregrinación desde la Península y desde Europa.

El Obispo Sisnando mejoró las defensas de la ciudad. Construyó una empalizada y un amplio foso. A la entrada del Ulla construyó unas torres de vigilancia y defensa ante invasiones por mar.

A pesar de que el Obispo murió en Fornelos por una flecha vikinga y fue derrotado, los vikingos no consiguieron tomar Santiago por sus defensas.

Muerto Sisnando le sucedio el Obispo Rosendo que comenzó a dirigir la defensa de Santiago de Compostela.

Torres de Catoira en Galicia

En la batalla fueron vencidos y destruidas muchas de sus naves. Murió en la batalla el jefe vikingo Gudred que estaba al mando de toda la flota vikinga.

Vencidos por el Conde Gonzalo Sánchez (970)

Cuando se retiraban a sus naves con su botín y sus prisioneros

Durante años permanecieron saqueando a su gusto por Galicia, tanto en el interior como en la costa. Aldeas y monasterios fueron saqueados..

Durante este tiempo consiguieron un gran botín y muchos prisioneros que pretendían vender como esclavos como era lo habitual.

Rudesindo encargado de la diócesis de Santiago de Compostela, consigue reunir un ejército, que se une al que envió el rey bajo el mando de Gonzado Sánchez.

Cuando se disponían a retirarse a sus naves en las rías fueron sorprendidos por las tropas del Conde cerca de la Ria de Ferrol.

 

Algunas expediciones se adentraron al interior (350kms)

Lordemanos (León): Algún grupo de vikingos se quedó en la zona

Al permanecer durante varios años en la zona, los vikingos se dividieron en varios grupos. Algunos de ellos abandonaron la costa y llegaron hasta la zona de León.

La localidad de Lordemanos hace suponer que alguno de estos grupos se instaló permanentemente en la zona.

Remontan el Río Ebro y llegan a Pamplona (Iruña) (859)

Capturan al Rey García para obtener un rescate.

Rechazados en Galicia se dirigieron al Meditarráneo. Fue una sorpresa cuando aparecieron en el Reino de Navarra, entrando en Pamplona. Bien informados, consiguieron capturar al Rey García Iñiguez. El Rey recobró la libertad después de pagar más de 70.000 monedas de oro.

Se cree que remontaron el Ebro. Desde luego no corrieron riesgos ya que no asaltaron la ciudad de Zaragoza que estaba amurallada y bien defendida.

Vuelven a otra zona de Galicia (1008-1038)

Atacan la zona entre Portugal y España, menos defendida

Al ver las mayores dificultades que habían tenido atacando por la Ría de Arousa, realizan expediciones más al sur, arrasando Tuy (1015). Estos vikingos fueron expulsados por el Rey Alfonso V.

Después de estas fechas solo realizan acciones puntuales cada cierto tiempo.

Costa de Galicia España

Britania (Inglaterra), Bretaña (Francia), Britonia y Bretoña (España)

Un pueblo que emigró a Francia y España

Tras las invasiones de los pueblos anglos, sajones y jutos en los siglos V y VI, algunos habitantes de Britania se desplazaron a otras tierras.

Algunos llegaron a Galicia y se instalaron en el Norte. Esta zona fue conocida como Bretoña, siendo saqueada en el siglo IX y los descendientes de aquellos emigrantes de Britania, padecieron los ataques vikingos.

Iglesia de Galicia España

La leyenda de San Gonzalo, Obispo de Britonia

La plegaria y la terrible tormenta

Los habitantes del Obispado de Britonia ya habían padecido los ataques vikingos. En uno de ellos quedó destruida su capital Bretoña.

Cuenta la leyenda que cuando los habitantes presenciaron que una gran flota vikinga se acercaba a la costa, huyeron abandonando sus hogares.

Bajo la dirección de su Obispo evacuaron la ciudad y se dirigieron hacia el Alto da Greda. Allí su Obispo rodilla en tierra comenzo una plegaria ante los ojos de sus feligreses.

Asombrosamente una gran tormenta se levantó, impidiendo que los barcos vikingos entrasen en la ria, hundiendo la mayoría de ellos.

 

Otros temas de interes: Fortalezas, Barcos, Tesoros y Museos de Piratas