Los Piratas Berberiscos

Piratas y Corsarios Famosos Berberiscos: Jeireddin Barbarroja (1475-1546)

Supo ganarse la protección del imperio Turco Otomano y de Francia

Argel, puerto de piratas

Sucesor de su hermano Aruj Barbarroja

Al morir su hermano Aruj, este le sucedió- Hizo pactos y llegó a ser almirante al servicio del Imperio Otomano.

Como la protección de los turcos de Constantinopla siempre tardaba en llegar, montó una alianza con Francia que perduró más de 200 años.

Azotó las costas del Mediterráneo con una escuadra de más de cien barcos piratas.

Posteriormente, mantuvo relaciones comerciales, con diversos países, aunque fue Francia, la que más se benefició del comercio y del tráfico de esclavos.

De familia cristiana se hizo pirata musulmán

Con un físico impresionante y una poblada barba pelirroja

Jeireddin apodado Barbarroja como su hermano, nació en Lesbos, una isla griega del Egeo, que había sido conquistada por los turcos. Hijo de un Jenízaro de origen griego y de una cristiana, no tenía nada de turco como se le suele considerar.

Con un físico impresionante y velludo, sus rasgos revelaban su procedencia europea.

A la muerte de su hermano Aruj el sucedió al frente de su escuadra de barcos piratas.

Fue el alumno aventajado de su hermano mayor Aruj. Creó alianzas estables con países poderosos. Se apoderó de los territorios que rodeaban sus bases. Buscó y atrajo capitanes eficientes para guiar sus barcos. Y llegó a tener una flota de más de 100 barcos.Toda una armada pirata que atacó las costas del Mar Mediterráneo.

Consigue la protección del Imperio Turco Otomano

Tras la derrota y muerte de su hermano Aruj

Tras la muerte de su hermano Aruj por las tropas españolas y la perdida progresiva de sus territorios, ve que no es posible ganar la guerra contra España.

Busca refuerzos y para ello ofrece en vasallaje los territorios que aún controlaba de Argelia al Sultán Turco..

El Sultán del Imperio Otomano vio con agrado la posibilidad de ampliar sus territorios en el Norte de África, una vez que ya había conquistado Egipto.

Le nombró Gobernador de la nueva provincia de Argelia. Además le envió una tropa de 2.000 de los temibles jenízaros para que reforzase su ejército pirata. Esta fue la primera ayuda para que pudiera hacer frente a los españoles que le acosaban.

Buscó alianzas con las tribus vecinas

Unas veces las conquistó y en otras llegó a acuerdos con ellas

Ante la necesidad de controlar todo el territorio que rodeaba a Argel se apoderó de algunos lugares y llegó a acordar alianzas con otras tribus de la zona.

Pronto controló todo el territorio próximo y rodeó Argel de una zona bajo su dominio, tanto por el Este como por el Oeste.

Esta zona del Norte de África se convirtió en una zona segura para los piratas. Fue el principio del fin del dominio total español sobre el Norte Occidental de África.

Se rodeó de aventureros y renegados

Buscó los mejores capitanes piratas de la cristiandad

Disponía de una enorme flota de naves y tenía riquezas que ofrecer. Con esto le resultó muy fácil conseguir los servicios de capitanes renegados de todas las costas Europeas.

Pronto se encontró rodeado de los mejores, ambiciosos y sanguinarios capitanes. Estos le proporcionaron grandes victorias y riquezas.

Capitanes piratas que se harían famosos como: Sinan, Murad, Dragut, Aidin, Hasan, Ochiali etc. Curiosamente todos cristianos o judíos renegados convertidos al Islam.

Pacto en secreto con Francia: puertos seguros y comercio

Francisco I de rey de Francia

Se benefició del odio del monarca francés al Emperador Carlos V, tras ser apresado por este. Tras la batalla perdida por las tropas francesas, el rey de Francia cayó prisionero y pese a ser puesto en libertad más tarde, la enemistad con España fue continua.

En el acuerdo, Francia le abría sus puertos, de esta manera las naves piratas podían resguardarse y avituallarse.

A cambio de ello Francia podía comerciar con seguridad por todo el Mediterráneo y poseer en muchos casos casi con exclusividad, en algunas épocas, muchos de los productos más apreciados de Oriente.

Destruyó la fortaleza del Peñón de Argel

Construyó un puerto y el muelle de Argel.

La fortaleza que controlaba la entrada al puerto de Argel al estar en poder de los españoles dificultaba enormemente el acceso al puerto.

Decidió acabar con el problema definitivamente y preparó una invasión. Durante más de 15 días cañoneó la fortaleza destruyendo parte de sus muros. Cuando dejaron de disparar los cañones, miles de piratas asaltaron y tomaron la fortaleza.

Con el desmantelamiento de la fortaleza consiguió no solo resolver el problema de acceso. Aprovechando el material de la misma comenzó la construcción del muelle del puerto de Argel, haciendole mas seguro.

Conquistó Túnez

Bombardeó la ciudad

En su afán de dominar todo el Norte de África, siguió su plan de apoderarse de las principales ciudades.

Atacó la ciudad y tras un impresionante bombardeo se apoderó de ella. De esta manera toda la costa de Libia, Argel y Túnez pasaban a su control.

Desde Túnez podía acceder y atacar fácilmente las costas del Sur de Italia y sobretodo a la isla de Sicilia.

Estos territorios pertenecían a la Corona Española que vio amenazadas sus otras posesiones en Italia.

Carlos V recupera Túnez

Con una enorme armada de buques

La reacción española no se hizo esperar y juntó una armada de más de 500 buques que se dirigió a recuperar la ciudad.

A la armada se incorporaron caballeros y tropas de otros países. Se reconquistó la ciudad a pesar que Barbarroja la defendió con más de 10.000 piratas.

Una gran victoria para Carlos V. España volvía a controlar esa parte de África. Lamentablemente Barbarroja consigue escapar.

Pero el peligro no se ha eliminado para España. Edding sigue siendo un enemigo peligroso ya que conserva parte de su gran flota y a sus principales capitanes.

Arrasa Menorca (Mahón) en las Islas Baleares

Captura por sorpresa pasandose por españoles

Hizo pasar por españoles a sus más de 30 buques y entró en el puerto enarbolando la bandera Española.

Creyendo los habitantes que era parte de la armada del Emperador Carlos V que había capturado Túnez poco tiempo atrás, los dejaron entrar incluso vitoreandoles.

La sorpresa fue enorme cuando las embarcaciones de Barbarroja empezaron a disparar contra las defensas y la ciudad.

Se apoderó de la ciudad consiguiendo sus riquezas y haciendo esclavos a muchos de sus habitantes .

Victoria de Barbarroja en Prevenzze

Aprovecha la división cristiana y derrota a la armada de Doria

Al frente de su escuadra de más de 150 buques se enfrenta a un combinado europeo muy superior.

La ventaja a Barbarroja se la proporcionan las diferencias entre los aliados europeos que inexplicablemente salen del puerto el día que los vientos y mareas son los peores para ellos. Lo que hace que la armada se ponga muy lentamente en alineación de combate.

Barbarroja aprovecha la ocasión y ataca repentinamente sorprendiendo a los cristianos que no llegan a aliniarse en formación de batalla. Poco a poco, los barcos cristianos caen sucesivamente en poder de los piratas. Una gran victoria con muchos prisioneros que se convertirían en esclavos.

Una tormenta acabó de dispersar los buques cristianos.

En el año 1541, la gran expedición fracasa por la prepotencia de Carlos V y del mal tiempo

Carlos V con una gran armada de más de 500 barcos ataca Argel. El Rey no escuchó a sus capitanes y quiso coger al pirata en su refugio

Carlos V en su afán de coger a toda la flota corsaria en el puerto, decide ponerse al frente de su armada de barcos. A pesar del consejo de sus capitanes, de que esa era la peor época del año para la empresa por el peligro que suponían las tormentas, se lanza el ataque.

Durante varios días no pudieron desembarcar las tropas españolas. El peligro de los desembarcos era tan grande que se realizaron con grandes dificultades y a distancia por miedo a que los barcos se estrellasen contra la costa.

Se bombardeó la ciudad y se consiguió hacer una brecha por la que podían pasar las tropas. Pero Barbarroja tuvo mucha suerte. Cuando se iba a realizar el asalto, una enorme tormenta asoló la zona. Ni los soldados ni su material pudieron ponerse a cubierto. Los arcabuces de los españoles y la polvora se mojaron.

A la mañana siguiente las tropas españolas se encontraron empapadas y hundidas en el barro. No pudieron hacer frente a la salida de los piratas, al no poder disponer de sus armas. Estas no se podían disparar al estar su polvora mojada. Toda una masacre entre las tropas españolas.

Paralelamente en el mar la tormenta iba en aumento y arrastró a algunos barcos estrellandolos contra la costa. A duras penas pudieron reembarcar a los soldados que estaban en tierra. Se perdieron miles de soldados y muchos barcos. El resto de la armada llegó con mucha dificultad a los puertos españoles. Un total desastre.