Los Piratas Berberiscos

EL NORTE DE AFRICA Y SUS PIRATAS

Refugio de renegados y delicuentes de toda Europa y el Mar Mediterráneo

argel

Ciudades piratas en el Norte de África

Argel, Túnez, Trípoli etc, fueron lugares de refugio de piratas y corsarios de toda Europa.

Durante siglos, atacarán las Costas Europeas del Mediterráneo.

Amparadas, por el Imperio Turco, gozaban de gran autonomía.

Mantuvieron relaciones comerciales, con diversos países. Francia fue el país que más se benefició del comercio y del tráfico de esclavos gracias a los acuerdos secretos que realizó.

Argel, a mediados del siglo XVI estaba llena de renegados

La gran mayoría de sus habitantes eran europeos renegados

Disponía de 60.000 habitantes, la mayoría renegados, y miles de cautivos cristianos.

Conseguían grandes sumas de dinero, con el pago de rescates por liberar a los cautivos.

La ocupación del Reino de Granada por los Reyes Católicos, hizo que muchos musulmanes, llenos de odio por perder todo lo que tenían, se desplazaran al Norte de África. Unos fueron vendidos como esclavos, otros se unieron a la piratería.

Argel tuvo su edad de Oro en el siglo XVII

Llegó a tener 100.000 habitantes

Fue su edad de Oro de la Piratería, y llegó a tener más de 35.000 cautivos cristianos.

Fueron modernizando sus barcos con el tiempo. Incorporaron a su flota de Galeras, embarcaciones de alta borda, capaces de navegar en todo tipo de mares incluso en Océanos.

De los miles de moriscos que llegaron después de su expulsión de España, y solo una parte de ellos, los mas aventureros y belicosos, se incorporaron a la piratería, junto a los renegados.

Moriscos Españoles refugiados en Argel vendidos como esclavos

No se les consideraba musulmanes y les tomaron como objetos de venta en el mercado de esclavos

Aunque los hermanos Barbarroja trasportaron infinidad de moriscos españoles al Norte de África, estos tampoco allí encontraron la salvación.

Mientras en otros lugares como Marruecos se les trató con respeto y se les consideró muy valiosos por los conocimientos que traían. Incluso se les dio facilidades para instalarse.

Sin embargo, esto no ocurrió en estas ciudades gobernadas por piratas y dedicadas a la Piratería.

Ante su sorpresa la mayoría de ellos al llegar a Argel, Trípoli o Túnez vieron como eran encadenados y vendidos como esclavos.

No se les consideraba auténticos musulmanes. Eso ya era suficiente, y por lo tanto, merecedores de convertirse en esclavos.

Para estos piratas berberiscos y más si eran renegados cristianos, eran solamente,un buen botín de guerra.

Para muchos de sus más aguerridos capitanes de origen cristiano, lo más importante era el Oro y la Plata que podían conseguir por ellos. No estaban allí por motivos religiosos.

Sólo aquellos que se unían a los piratas, se libraban de las cadenas y de la esclavitud.

Los esclavos, su mayor negocio

Sobretodo muchachas y jovenes

Su mercado de esclavos tuvo una gran importancia, y la suerte que corrían estos jovenes era bastante mala. Las jovenes eran vendidas por docenas para los harenes de todo el Mediterráneo.

Eran muy valorados los que tenían algún oficio. También buscaban especialistas en la construcción de navíos, puertos y artillería.

Los piratas explotaron a los bereberes vencidos

Hubo varios levantamientos bereberes

Los habitantes originarios de estas zonas del Norte de África también sufrieron con estos piratas. Este gran número de corsarios, constituidos en su mayoría por renegados de todo el Mediterráneo, explotaron a la población indígena de la zona.

En los momentos que hubo levantamientos contra los piratas, estos bien solos o apoyados por los turcos pudieron sofocarlos. Y la población volvió practicamente a la esclavitud.

Permitían Ordenes Religiosas cristianas

La iglesia cristiana estaba presente en todos los puertos

Había libertad religiosa y los cautivos podían seguir practicando su religión si lo deseaban. Muchos cristianos vivieron entre ellos largos años mientras esperaban su rescate.

Ordenes Religiosas Cristianas, como los Mercedarios, Trinitarios, Lazaristas de San Vicente de Paul.

Los Religiosos eran los Intermediarios

Facilitaban el pago de los rescates por su liberación

Eran permitidos y ayudados por los piratas ya que les hacían un gran servicio. Les ayudaban a cobrar los rescates.

Los religiosos asistían a los cristianos. Pero lo principal era que facilitaban el contacto entre los cautivos, y sus lugares de origen, para tramitar el pago del rescate.

Las ordenes religiosas cristianas extendidas por el Mediterráneo pasaban información. Además los piratas también tenían delegados en los puertos Europeos.

Mercaderes Europeos acuden a hacer negocio

Se establecían previa autorización en sus puertos

Los piratas necesitan que lo que robaba tuviera salida y que hubiera compradores. Los bienes robados al llegar a puerto eran comprados por mercaderes que los revendían.

Mediante el pago de una licencia, mercaderes judíos, y sobre todo franceses de Marsella así como de otras poblaciones del Sur de Francia, podían realizar este comercio.

Construyeron más mezquitas y palacios

Los beneficios de la piratería

Esta abundancia de recursos, hizo que parte se pudieran utilizar en construcción de mezquitas, y palacios con todo lujo.

Construyeron fortificaciones para defenderse de los ataques de los Españoles. Prepararon sus puertos para poder refugiar y abastecer sus barcos.

Durante siglos exportaron e importaron mercancías de Europa

Otro comercio, además del de esclavos

Gracias a los mercaderes principalmente judíos y europeos, pudieron realizar también exportaciones, de productos de la zona como dátiles, cuero, cereales, lana, esponjas, etc.

Para construir y amueblar sus lujosos palacios necesitaban productos de calidad y artesanía. Por ello importaron, armas, telas, artículos de lujo, como, cristales, loza, seda, terciopelos marmoles, etc.

 

Otros temas de interes: La vida de los Corsarios y Piratas del Mar Caribe