Los Piratas del Caribe


Una vida breve, una muerte casi segura

Los Piratas normalmente vivían muy pocos años

La muerte joven era su destino, tras unos pocos años de Piratería

piratas

Una muerte violenta o por enfermedad

Eligieron una vida corta pero placentera

La vida en esa época era muy dura, todo el día trabajando en condiciones de semiesclavitud.

Por ello los piratas muchos de ellos eligieron una vida que aunque fuera corta pero fuera intensa y placentera.

Los piratas morían en el combate, en la horca, o víctimas de terribles enfermedades.

A la horca como ejemplo para los demás

Unos 400 piratas eran ahorcados anualmente para escarmiento de otros

Cuando todos los países se pusieron en contra de ellos, la persecución fue tal, que poco a poco fueron apresados.

Normalmente les ahorcaban en la plaza publica, para escarmiento general.

Cuando el pirata había sido famoso, exponían su cadaver a la entrada de los puertos, para que todos le vieran..

Su mayor enemigo, su amigo el alcohol

El alcohol, con la forma de beber desproporcionada hacia estragos entre ellos.

Vivían tal al día, que cada vez que conseguían un botín, cogían tales borracheras, que se quedaban dormidos en cualquier lugar.

Se fueron alcoholizando, con las grandes borracheras.

Cuando Jamaica pasó a Inglaterra, se fomentó la isla como refugio de Piratas y Corsarios.

El cadaver en una jaula

Expuesto su esqueleto durante años en la entrada al puerto.

El celebre Capitan Kid fue ahorcado, con tal mala suerte que se le rompió la cuerda. Tuvo que ser ahorcado nuevamente.

Su cadaver fue metido en una jaula de hierro hecha a su medida, y se exhibió durante años en la entrada del río Támesis.

Para escarmiento de todos aquellos que podían inclinarse a lanzarse a la Piratería.

Acabó en la cazuela.

Al cruel asesino le comieron los canibales en un ritual cruel como su vida

El sanguinario pirata francés, mas conocido como el Olones, que tantas atrocidades cometió, fue capturado por los canibales de centroamerica.

Atemorizaba a sus prisioneros, matando a uno de ellos y comiendo su corazón delante de los otros.

Curiosamente, tuvo un fin acorde con su vida, él que tantas brutalidades cometió, recibió su castigo y fue devorado por los canibales, que le despedazaron.

Heridas de guerra

Mutilaciones en brazos y piernas en los abordajes

La medicina de la época, no conocia otro remedio más eficaz, ante heridas de una cierta gravedad, que el cortar el miembro herido.

De ahí nos viene la imagen del pirata, cojo, manco o tuerto.

La mayor parte de los mutilados, que se salvaban, morían al de unos años.

Llegaron a apoderarse de poblaciones tan importantes como Panama o Portobelo.

Enfermedades venéreas

Su diversión estaba en las tabernas y prostíbulos.

Les daba mucho prestigio que cada botín que conseguían se lo gastasen rápidamente en las tabernas y prostíbulos de Jamaica.

La falta de higiene en los barcos, unidos a este tipo de vida, les traía graves enfermedades.

Las consecuencia de este desmadre eran otras unas enfermedades venereas.

Compañeros en el combate

Se apoyaban mutuamente en el abordaje

La Cofradía de los Hermanos de la Costa, creada por los Filibusteros, tenia normas de mutuo apoyo.

Cada pirata estaba hermanado con un compañero, con el que cerraba un acuerdo de defensa mutua.

En el combate se apoyaban, teniendo la obligación de defenderse. Si uno de ellos abandonaba al otro, entonces la Cofradía le ahorcaba.

El abandono del compañero castigado

Ahorcaban a los que abandonaban a un compañero

Las normas de la Cofradía, eran claras y se aplicaban.

En el combate los miembros se apoyaban, teniendo la obligación de defenderse.

Si uno de ellos abandonaba al otro, entonces la Cofradía de los Hermanos de la Costa, le ahorcaba.

 

 

Otros temas de interes: Fortalezas, Barcos, Tesoros y Museos de Piratas